Roberto Cívica: “Los padres no tienen que salvarse con los hijos”

Roberto Cívica, entrenador de la Escuela Formativa de River Plate, describe la estructura de trabajo y la idiosincrasia de una de las principales cunas formadoras del mundo.

Por Renzo Pucce (@RenzoPucce)-Prensa Cantolao

Foto: Jean Pierre Maraví (@jmaravi2303)-Prensa Cantolao

El hablar de River Plate trasciende cualquier límite fronterizo debido a su suntuosa historia copera local e internacional y los notables jugadores que ha entregado al firmamento del fútbol mundial. Sus 120 000 socios apoyan su candidatura a lo mejor de Argentina y América. El club del barrio de Núñez, Buenos Aires, vino a Lima para disputar la Copa de la Amistad por primera vez. Pese a un debut auspicioso, los chicos de la categoría 2001 no pudieron superar los octavos de final. Sin embargo, el equipo valora más las vivencias en cada viaje sobre el resultado que puedan obtener. La delegación argentina se quedará en la capital limeña hasta el lunes 01 de febrero para visitar algunos de sus principales lugares turísticos.

Aprovechamos su estadía en la ciudad para conversar con Roberto Cívica (68 años), entrenador que acumula 15 años dedicados al servicio de la Escuela Formativa de River Plate. Como jugador, se vistió de corto para el club Millonario en la década de los 60’. Navegó en canchas francesas, donde tuvo a Platini en la acera del frente y compartió camarín con Carlos Bianchi, entrenador mítico de Boca. A partir de su experimentada óptica en el fútbol, alerta sobre dos puntos debatibles: la nociva causa-efecto de la acaudalada industria del fútbol y la reducción de la legión de jugadores de talla mundial formados en River Plate. Aún así, para él, es un poderoso del fútbol, que le ha regalado uno de los recuerdos más gratos de su vida gracias a Saviola.

¿En qué equipos jugó durante su etapa en el fútbol profesional?

He jugado en River del 65′ al 69′. He jugado en Gimnasia. He ido a Francia. Jugué cuatro años en Reims y un año en Toulouse.

¿Cuánto valora aquellos tiempos?

Una de las épocas muy lindas que pasé en mi vida junto a las que pasé en River.

¿Primera vez en la Copa de la Amistad?

Sí, pero ya vine a jugar acá hace muchos años como jugador de River.

¿Qué torneo fue?

La Copa Libertadores. Tenía 20 años. Jugaban Chumpitaz, Oblitas.

¿Cómo surge el acercamiento para competir en la Copa?

El señor Juan Olmos, que para siempre con nosotros, conoce a Dante Mandriotti (presidente de Cantolao) y nos invitaron. Por suerte, pudimos venir.

¿River acostumbra a tener este tipo de giras internacionales?

Siempre. Hace poquito venimos de Colombia. Fuimos a México;  ahora, volvemos a ir a México. Fuimos a un torneo a Inglaterra, otro en Irlanda. Siempre salimos.

¿De dónde salen los recursos para poder viajar?

La Escuela de Fútbol la pagan los padres. Los viajes los pagan los padres. En consecuencia, tenemos que buscar chicos que tengan dinero. A veces, queremos llevar a algunos, que no pueden viajar desgraciadamente, pero siempre tratamos de hacer un equipo competitivo.

¿Qué opinión tiene sobre la Academia Cantolao?

Me parece que es brillante. Escuchaba hablar de todas las sedes y cosas que tenía. Ojalá que puedan seguir porque esto es bueno para los chicos y para el futuro de Perú.

¿En qué aspectos los chicos crecen cuando realizan estos viajes al extranjero?

Es impresionante cómo han cambiado cuando vuelven. Aparte, se hacen de otros amigos, otro lugar, que es diferente a la Argentina. Les favorece muchísimo. Comen lo que no comen en la casa; hacen lo que no hacen en la casa. Se acostumbran a un montón de cosas, que son muy buenas para los chicos.

¿Cuáles son las categorías en la Escuela Formativa de River?

Empieza 2009 hasta 1998. Practicamos dos veces por semana y los fines de semana tienen partido.

¿Cuánta competencia tiene un chico de menores en River?

Una vez por semana, cuatro veces al mes. Un promedio de 40 a 50 partidos.

¿Están distribuidos por divisiones?

SÍ, por divisiones, edades y colores. Tenemos varios equipos: blanco, rojo, violeta, y gris. Ahí, los vamos distribuyendo de acuerdo a cada nivel y vamos armando los equipos.

¿Esta es la escuela que dota a las categorías oficiales?

El año pasado subieron cuatro chicos 2002. Este año subieron tres chicos 2006. Giovanni Simeone, que jugó en River la Primera, estaba en la escuelita con nosotros. Siempre tratamos de mandar chicos para inferiores.

¿Es la misma línea de trabajo?

Sí, siempre la misma. Lo que pasa es que es menos competitivo que inferiores, porque inferiores practican todos los días y nosotros hacemos dos veces por semana.

¿Cuántos jugadores aporta River Plate al fútbol profesional en su país?

Muchos. En este momento, mucho menos. Años anteriores han sacado muchos jugadores como Saviola, Crespo. Paró un poco la mano. No sé qué está pasando últimamente, pero no están saliendo los jugadores de la categoría que había antes.

Pero, River siempre se ha caracterizado por componer su primer equipo con los jugadores de sus canteras…

Exactamente, pero últimamente no está pasando eso.

¿A qué se debe?

No sé producto de qué es. Por ahí que no salen tantos jugadores. Se está jugando más a ganar puntos que a sacar jugadores, a veces pasa eso. Es importante sacar jugadores, no puntos. Yo salgo campeón y no saco ningún jugador para la Primera o para la Tercera no sirve. Y si no salgo campeón y saqué 2 ó 3 jugadores sirve.

¿Cómo son los filtros en River para determinar qué jugadores tienen proyección profesional?

Los prueban la gente que está ocupándose de las pruebas de los jugadores. Después, se los hacen ver a los técnicos para que vean si están de acuerdo. Luego, entre los dos se ponen de acuerdo.

¿Qué cualidades ven aparte de las técnicas?

Técnicas, físicas, cómo se comportan, cómo están vestidos, se dan cuenta de un montón de cosas.  Tú ves caminando a un jugador y uno se da cuenta si juega bien o juega mal. El que sabe de esto se da cuenta ya como está vestido.

¿Qué aprendizaje se lleva el chico que no llega a ser jugador profesional?

Por lo menos, se sacó el gusto de saber que no le dio. A veces, no hace falta estar en River. Hay muchos chicos que han estado en River y después, han triunfado en la selección, en otros equipos. No hace falta siempre triunfar en River y después, de repente los compra River.  Pasa eso. Messi se fue a probar a River a los 9 años y le dijeron que no. Mira lo que es Messi (risas).

¿River vive exclusivamente de la venta de sus jugadores?

No es tanto así. River es un club grande, necesita salir campeón. River tiene que sacar. Después, lo vende porque se cae de maduro: viene de Europa, juega en River. Un jugador, que vende River, vale 10 millones de dólares; un jugador, que saca Argentinos Juniors, vale 2 millones de dólares . Esa es la diferencia.

¿Esa tradición copera de River como club de fútbol profesional también se les transmite a los chicos o se les libera para no presionarlos?

De chico no se le presiona tanto. El chico tiene que saber que tiene que estudiar, tener buen comportamiento, ser buena persona. Esas son las cosas más importantes que deben tener los jugadores. Y después, que jueguen bien por supuesto.

¿Por qué River se ha caracterizado por tener grandes jugadores argentinos, que lograron exitosas carreras deportivas en el exterior?

Porque ha trabajado con maestros. Estaban Duchini, Peuccelle, Di Stefano, gente que eran maestros del fútbol, no técnicos de fútbol. Entonces, los maestros ven con otros ojos a los jugadores y por eso, se han formado tantos jugadores.

¿Su éxito depende en gran parte por su capacidad económica?

Siempre tiene una capacidad económica mucho mayor a la de otros equipos. La gente va a River a ofrecer publicidad porque River es el más grande.

¿Cómo se manejan emocionalmente a los chicos que emigran rápidamente al extranjero?

Lo que pasa es que en este momento hay muchos empresarios que están matando al fútbol. Hay chicos de 12 años que ya tienen representantes. Es una locura.

¿Lo considera tóxico?

Para mí sí. Ojalá me equivoque. En el fútbol está mi verdad, tu verdad y la verdad. Algunos están de acuerdo, otros no. Pienso que les hace mal a los chicos tener representantes.

¿Cómo manejan la relación con los padres de familia?

Yo siempre discuto con los padres diciéndoles: primero, en la casa mandan ellos; en el colegio, mandan los maestros y en la Escuela, manejamos nosotros. Segundo, los padres no tienen que salvarse con los hijos, son ustedes quienes tienen que salvar a sus hijos. Muchos padres con la plata que hay en el fútbol están enloquecidos. Quieren que a los 15 años ya sea jugador de Primera y que gane 20 millones de dólares. No es posible, lo vuelve loco y no termina siendo nada. Se comporta mal en la vida, no estudia, termina siendo un desastre y le hace mal al hijo creyendo que le hace bien porque se quieren salvar ellos.

¿Qué áreas comprende la estructura formativa de la escuela de River?

Somos 5 profesores (técnicos de fútbol), 6 profesores de educación física, una psicóloga. Ayudamos un poco a los chicos y tratamos que sea todo para divertirse y pasarla bien. Pero, más que nada para divertirse sin tener esos conflictos de que hay que ganar de cualquier forma, no es la idea nuestra.

¿Qué condiciones ofrece al chico que decide formarse en el club?

River Plate es uno de los mejores equipos del mundo. Es el club más grande de la Argentina. Tiene una estructura espectacular, tenemos dos canchas de fútbol sintético espectaculares. River le da todo lo que puede pedir y mucho más.

¿Cuántos jugadores en promedio aporta River Plate a las selecciones juveniles de Argentina?

A la Sub-17 y Sub-20 ha aportado de 5 a 7 jugadores.

¿La mayoría de ellos logran completan el proceso en el seleccionado mayor?

Exactamente, Mammana, Funes Mori. Salen muchos jugadores para las inferiores y la selección.

¿Qué tipo de beneficios brindan en el plano social?

Está el departamento médico, físico, de psicología. Los que llegan del interior, que no tienen recursos, se hospedan en la pensión: hay como 90 chicos en la pensión. Les dan la comida, juegan en las inferiores y estudian en River. Tienen que estudiar obligatoriamente, más importante es estudiar que jugar al fútbol.

¿Cuál es la satisfacción más grande que tiene como formador?

Saber que los chicos me quieren mucho, que me llevo bien con ellos y eso es lo más importante para mí. Los chicos tienen verdaderamente el cariño que no tienen los grandes. Los grandes quieren, aman o te matan porque quieren sacar ventaja. Los chicos no quieren sacar ventaja. Entonces, cuando uno sabe que lo quieren tanto  se siente bien y contento porque ellos no tienen maldad. Son lo mejor que tiene la Argentina y el mundo.

¿Recuerda alguna experiencia con algún jugador importante que lo tuvo en inferiores?

A uno de los que tengo mayor aprecio es Saviola. Lo tuve a los 5 años en la escuela de fútbol. Una vez jugando en la selección me vio en la platea y me dijo: termino el partido y te doy la camiseta. Vino a entregarme la camiseta. Es una cosa impresionante. Vale más que toda la plata que uno pueda ganar o perder.

¿Por qué Argentina es una potencia en el fútbol y el ámbito deportivo?

Sí, se trabaja bastante bien. Últimamente, no se está haciendo tan bien porque Argentina en el fútbol hace 26  años que no saca nada. No ganó nada.

Pero, los procesos son buenos…

Los procesos son buenos tanto en el rugby como el hockey,  se manejan muy bien. Se usa mucho la computación, ha avanzado  mucho.

¿Cuánta conciencia hay sobre la educación física?

Mucha, pero no es tanto la educación física. Es tener a los chicos bien, contentos, trabajar técnicamente y físicamente. No es nada más físico. En el fútbol y cualquier deporte, se trabaja mucho las dos cosas.